Beneficios de tener un purificador de agua

  • Es fiable: 

Una de las preocupaciones más comunes sobre el consumo de agua del grifo es que pueda perjudicar nuestra salud, haciéndonos susceptibles de sufrir trastornos gastrointestinales como diarrea, vómitos y otras infecciones. Si alguna vez te has servido un vaso de agua directamente del grifo, probablemente lo hayas hecho con inquietud y preocupación, porque lo peor es que no puedes determinar si el agua está contaminada sin un microscopio. Un filtro purificador de agua le asegurará que está bebiendo agua limpia y libre de contaminantes, y no tendrá dudas al respecto porque emplea la tecnología más avanzada para evitar virus, bacterias y otros gérmenes.

  • Es práctico: 

Aunque se reconoce ampliamente que el agua es un recurso absolutamente esencial para la salud humana, muchas personas se niegan a beberla porque no les gusta su sabor y prefieren sustituirla por deliciosas bebidas no alcohólicas. El filtro purificador de agua, como ya se ha dicho, restablece la calidad natural del agua, que no sabe ni huele a nada, lo que la hace más fácil de beber y más beneficiosa para la salud.

  • Es respetuosa con el medio ambiente: 

A medida que la gente es más consciente de las dificultades que puede acarrear el agua del grifo (bacterias nocivas, altos niveles de cloro, sabor y olor desagradables, etc. ), prefiere beber agua embotellada o comprar garrafas, lo que hace que el problema de la basura plástica se dispare. La mayor parte del plástico utilizado para producir botellas de agua no se puede reciclar y acaba en forma de micro plásticos en los estómagos de los animales, además de contaminar ríos, lagunas, bosques y otras masas de agua. También las botellas de agua acaban sumándose a la enorme cantidad de basura que hay en el mundo, a pesar de que algunas se fabrican con plástico reciclado.

  • Es rentable: 

Aparte del hecho de que el agua embotellada es perjudicial para el medio ambiente, el coste del agua embotellada es rápidamente evidente cuando se compara con el agua del grifo. Comprar agua embotellada de forma regular es mucho más caro que tener un filtro purificador de agua en casa, y lo mismo ocurre si se necesita emplear un servicio de garrafa. No tendrá que pagar nada más si utiliza el servicio de filtro purificador de agua de botella, ya que no incluye el coste de mantenimiento ni de sustitución del filtro.

Por último, tener un filtro purificador de agua te garantiza tener siempre agua lista para beber en casa, ya que no tendrás que salir a comprar una botella o cambiar la jarra.


¿Para qué es un purificador de agua?

La posibilidad de beber agua directamente del grifo no existe en nuestro país. Aunque las plantas de tratamiento parecen funcionar en algunas zonas, es imposible controlar el proceso de purificación de este recurso natural, y es en este punto donde entendemos para qué sirve un purificador de agua, porque se requiere un sistema de tratamiento en cada hogar para garantizar que el agua que se consume en él sea de la máxima calidad.

La mayor parte del agua utilizada en el país procede de fuentes subterráneas, que no siempre están en buen estado de funcionamiento. La agricultura y la falta de suficientes instalaciones de tratamiento de aguas residuales permiten que sustancias y bacterias peligrosas accedan y contaminen estas masas de agua.

Por otro lado, si el agua es tratada y purificada, se le pueden añadir productos químicos como el cloro para eliminar las bacterias y los microbios, a la vez que cambia el sabor y el color del agua. Por si fuera poco, hay algunas regiones en las que el agua contiene una alta concentración de minerales y sales naturales, que alteran la composición del agua y hacen que sus tuberías y grifos se corroan.

El agua puede arrastrar partículas y sedimentos atascados en las tuberías del sistema, que generalmente son viejas y están descuidadas. Esto se infiltra en el grifo.

En consecuencia, el agua que llega a casa no es la mejor para el consumo directo, y con frecuencia carece de color y sabor. Un purificador de agua se encarga de filtrar y retener todas las partículas y sustancias que contaminan y alteran la composición del agua. Como consecuencia, le quedará un agua pura e inodora. El purificador convierte el agua en una bebida de alta calidad que puede beber con confianza, sabiendo que no afectará a su salud.

¿Cómo usar un purificador de agua?

Los purificadores de agua vienen en una variedad de formas y tamaños. Van desde los más básicos, que consisten en varios tipos de filtros, hasta los más avanzados, que incluyen ósmosis inversa, radiación ultravioleta y ozono. Los purificadores de agua funcionan de forma similar, ya que primero se eliminan las partículas sólidas más grandes y luego se tratan los virus, las bacterias y otros microorganismos para garantizar la pureza del agua.

Cada tecnología de purificación tiene su propio conjunto de ventajas y deficiencias. Algunos sistemas son excelentes para eliminar los gérmenes, pero no son tan eficaces para eliminar los residuos sólidos, lo que obliga a utilizar filtros adicionales. En otras circunstancias, la cuestión es el coste. Aunque los sistemas de filtración por luz ultravioleta son extremadamente eficaces, también son bastante costosos de adquirir e instalar. Muchos otros necesitan ajustes o mantenimiento periódicos, lo que los hace más costosos a largo plazo.

Los filtros a base de carbón activado son uno de los sistemas de filtración de agua más rentables, ya que son fáciles de instalar y mantener, lo que se traduce en una buena relación calidad-precio a largo plazo. Este componente es capaz de eliminar del agua no sólo los sedimentos, sino también los contaminantes orgánicos e inorgánicos como cloruros, metales pesados, toxinas, pesticidas, cloro y taninos.